Blogia
Verbo Ardiente: la bitácora de David

EE.UU. no puede darse el lujo de amparar a terroristas", declara el abogado José Pertierra

La Habana, 28 de agosto (AIN).- José Pertierra, prestigioso abogado de temas migratorios de EE.UU. que trabaja para el gobierno venezolano en el proceso de extradición de Luis Posada Carrilles, afirmó que Estados Unidos no puede darse el lujo de amparar a terroristas.Las declaraciones formuladas a Radio Progreso Alternativa (RPA), y reproducidas por Progreso Semanal, cobran vigencia ahora ante el proceso que se inicia este lunes contra el connotado terrorista ante un jurado de inmigración en El Paso, Texas.El conocido como "Caso Posada" tiene gran importancia para las relaciones entre Estados Unidos y la República Bolivariana de Venezuela y califica como un examen de la coherencia de la administración Bush con su prédica antiterrorista, pues tiene en su poder al que no pocos denominan como el Bin Laden del Hemisferio Occidental.Respondiendo a preguntas de Francisco Aruca, director de RPA, el doctor Pertierra, explicó que el estándar que utilizan los tribunales con respecto a una solicitud de extradición es bastante amplio y no requiere demostrar culpabilidad, solo causa probable de que el individuo es culpable. También que el delito por el cual se solicita está en el Tratado de Extradición de 1922 entre Estados Unidos y Venezuela, en el Código Penal de Venezuela y de forma similar en el Código Penal norteamericano.En este caso, dijo, se solicita a Posada Carriles por el homicidio agravado de 73 personas. En la ley venezolana le dicen a eso "homicidio calificado." Eso está en el Código Penal venezolano, en el Código Penal norteamericano y es el delito número uno en el Tratado de 1922 entre Venezuela y Estados Unidos. Sólo hay que establecer causa probable y hay que demostrar que hay una orden de arresto.En cuanto a la evidencia, tenemos tanta, señaló, que creo que hemos demostrado la culpabilidad de Posada Carriles. Refirió entre los documentos entregados al Departamento de Estado la confesión de uno de los autores materiales, Hernán Ricardo, venezolano, que admite haber sido agente y que era empleado de Posada Carriles en una empresa que tenía en Caracas en 1976. Este individuo fue el que puso la bomba en el avión de Cubana de Aviación.Ricardo dice en su testimonio, señaló Pertierra, que planearon el ataque en dos hoteles de Caracas, el Caracas Hilton y el Anauco Hilton, junto con el otro autor material, Freddy Lugo, Posada Carriles y Orlando Bosch. Cuenta cómo consiguió el explosivo, C4 plástico, cómo lo transportó al avión desde Caracas en un tubo de pasta de dientes y lo trasladó a una cámara fotográfica y cómo colocó la bomba en esa cámara en el baño trasero del avión. Ricardo se bajó del avión en Barbados junto con Lugo y, al despegar, el avión explotó frente a la costa de Barbados.Mencionó entre las evidencias aportadas el registro de los teléfonos de Barbados, demostrando los números de Posada Carriles que fueron llamados por Ricardo, el testimonio de la recepcionista del hotel que fue la que puso las llamadas, y de la secretaria en Caracas que recibió la llamada de Ricardo a Posada Carriles, entre otros.El prestigioso jurista mencionó el testimonio también de la ex novia de Ricardo que recibió una llamada de este en la que le pide diga a Posada Carriles que "el bicho ha explotado y los perros han muerto" (los perros, por supuesto, son los pasajeros del avión) y que la situación está que arde y que necesitaban ayuda y que Luis tenía que mandarla y que ellos iban a acercarse a la Embajada de Venezuela por si acaso tenían que asilarse ahí. Explicó que ese tipo de pruebas-que está corroborado por la documentación que fue desclasificada por el FBI y la CIA recientemente-demuestra la culpabilidad de este señor. "Yo creo que aquí está sepultado Posada Carriles, legalmente, en términos de extradición" confirmó.Recordó también que en el proceso realizado anteriormente en Venezuela contra Lugo, Ricardo, Posada Carriles y Bosch, Ricardo y Lugo fueron condenados por homicidio pero Posada Carriles no, porque se fuga de la cárcel en vísperas del veredicto de la corte y, bajo la ley venezolana, el tribunal no puede dar un veredicto si el acusado está ausente. Entonces la corte, en vez de condenarlo, emite una orden de arresto en contra de él y mantiene el caso abierto hasta que este señor se presente ante la justicia venezolana otra vez, o que lo capturen, que es lo que sucedería si lo extraditan.También hizo mención a las investigaciones de los gobiernos de Trinidad y Barbados, desestimadas en el anterior proceso por estar en inglés, también están ahora en manos del Departamento de Estado y sí aparecen como parte de los documentos en ambos idiomas.Pertierra dijo que le causó asombro cuando vió en la prensa declaraciones del equipo legal de Posada Carriles de que él había entrado a Estados Unidos ilegalmente y que seguía siendo residente permanente. Explicó que es común, en casos de que uno pide asilo, decir que entró ilegalmente. Pero al mismo tiempo que uno sigue siendo residente es una contradicción, porque la ley dice muy claramente que si tú eres residente permanente y entras ilegalmente al país sin pasar por la garita de inmigración, tú eres deportable de Estados Unidos. Sobre la forma en que entró Posada Carriles a territorio norteamericano el abogado dijo que desde el punto de vista de la extradición, cómo entró al país no tiene importancia porque, aunque sea residente, es extraditable, entró ilegalmente a Estados Unidos, ahí se establece la deportabilidad y no importa si entró por México en una guagua o a Miami en un bote. Pero desde el punto de vista del fiscal, añadió, en este caso del Departamento de Seguridad de la Patria, existe una obligación de investigar verdaderamente cómo este señor entró al país, porque si lo ayudaron a entrar en un barco desde Isla Mujeres, los individuos que lo ayudaron han cometido serias felonías, pues no solamente es ilegal transportar e ingresar a un individuo al país ilegalmente, si este individuo es un terrorista la sanción es aun más severa."Hay una obligación del Departamento de Seguridad de la Patria de investigar eso y, si están protegiendo al país en contra de los terroristas, van a tener que enjuiciar a los que lo ayudaron", señaló.Comentó que al señor Posada Carriles le conviene decir la verdad en este caso; "si no, yo creo que hasta su solicitud de asilo se va a pique con el Santrina".Rechazó el argumento esgrimido por la defensa del terrorista sobre la falta de jurisdicción de Venezuela pues el juez de extradición sólo quiere saber si hay una orden de arresto, si el delito está en el tratado de extradición y si hay causa probable para determinar culpabilidad. En Venezuela, si ellos quieren presentar los argumentos de jurisdicción pueden hacerlo, pero no creo que vayan a prosperar porque está muy establecido que planearon el ataque en el Caracas Hilton y en el Anauco Hilton, suministraron el ataque en Caracas, armaron el explosivo en Caracas, se montaron en un avión con el explosivo en Caracas y Posada Carriles, Lugo y Ricardo son venezolanos. Eso solo establece jurisdicción señaló.En otra parte de la entrevista se hace mención a la falsa afirmación de que Posada Carriles había sido absuelto dos veces en Venezuela por el delito que ahora se le imputa y al respecto señala Pertierra:Bueno, lo que pasó con este mito fue que en el 97, en un artículo que había publicado el Miami Herald sobre la relación de Posada Carriles con las bombas en el sector turístico en La Habana, The Herald pone de que él fue absuelto dos veces en Venezuela. Después de eso repiten la historia los cables y hasta hace muy poquito todo el mundo estaba asumiendo que era verdad. Ese mito es importante porque el pueblo norteamericano-al momento que escuchan que ha sido absuelto dos veces-se pregunta por qué los venezolanos lo siguen procesando, y piensa que en vez de enjuiciarlo lo que quieren es perseguirlo. Refirió los resultados de su investigación en Caracas donde, en los periódicos de octubre de 1976 hasta 1985, "tú ves la historia de este caso, la historia de los hechos y la historia del derecho. Y te das cuenta de que, cuando mandan a Lugo y a Ricardo de Trinidad a Caracas y arrestan a Posada Carriles seis días después de la voladura del avión, las autoridades venezolanas deciden enjuiciarlos en un tribunal militar que no tenía jurisdicción para escuchar estos casos, que no tenía la potestad para escucharlos".Era un foro equivocado, explicó Pertierra, porque ni Posada Carriles ni Ricardo ni Lugo eran militares ni trabajaban con el gobierno de Venezuela en 1976 y el delito de homicidio calificado u homicidio agravado era un delito que propiamente no se debería procesar en los tribunales militares sino en los penales.Así y todo, el tribunal militar inicialmente dictamina una absolución. El fiscal apela, argumentando de que era el foro equivocado. El tribunal de apelaciones militar le da la razón al fiscal y dice "Nosotros no tenemos potestad, no tenemos jurisdicción para proceder con este caso, para escuchar este caso o para dictaminar en este caso". Y anula la absolución. Anular un veredicto, de acuerdo a la ley, quiere decir eliminarlo, determinar que nunca existió, confirmó el entrevistado.Recordó que lo que pasó fue que cuando el tribunal militar manda el caso al sector civil de nuevo, ese tribunal comienza todo el proceso del juicio tomando evidencia y Posada Carriles trata de escaparse de la cárcel dos veces. Incluso lo hace con explosivos que le meten en la cárcel de contrabando sus amistades. Cada vez que trata de escaparse se dilata el proceso. En vísperas del veredicto de la corte civil, Posada Carriles logra escaparse la tercera vez que lo trata, otra vez con explosivos.Al escaparse él de la cárcel, el tribunal da un veredicto en contra de Freddy Lugo y Hernán Ricardo y los condena a 20 años cada uno. Pero a Posada Carriles no le puede dar veredicto porque la ley venezolana prohíbe que un tribunal dictamine en un caso en que el acusado no está presente y mucho menos en un caso en que el acusado se ha fugado.Lo que hace entonces el tribunal es emitir una orden de arresto en contra de Posada Carriles-que es una versión de la orden de arresto que hemos presentado al Departamento de Estado- y mantiene el caso abierto en Venezuela hasta que Posada Carriles sea extraditado para proceder con un nuevo juicio donde tendrá todos los derechos que tiene cualquier ciudadano ante la ley. Tendrá incluso hasta el derecho de tener un defensor público si no puede pagar el equipo legal que tiene ahora. "No hubo ninguna absolución. Una fue anulada y la otra nunca ocurrió" afirmó.Si el juez federal dice que hay caso para extraditar, eso pasaría a manos de la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice y al respecto Pertierra dijo:El Secretario de Estado tiene tres opciones cuando un juez ordena la extradición de un individuo: puede extraditar, puede no extraditar y violar el tratado de extradición-y eso por supuesto tiene consecuencias políticas y legales para Estados Unidos-y puede extraditar poniéndole condiciones a Venezuela, o sea, decirle a Venezuela que solamente lo pueden enjuiciar por homicidio, por ejemplo.Señaló que en anticipación a ese pedido y a esas condiciones, Venezuela ya tomó el primer paso de buena fe y desestimó los cargos de traición a la patria y de fuga de prisión, y el único cargo pendiente contra Posada Carriles es homicidio calificado de 73 personas, algo por lo cual debe ser extraditado. "Yo no creo que el Secretario de Estado tiene que preocuparse en lo absoluto de cualquier condición que le tenga que poner a Venezuela porque Venezuela está cumpliendo con todo. Tampoco Venezuela puede extraditar a Posada Carriles a otro país. Bajo la ley venezolana, él tiene que quedarse en Venezuela y rendir cuentas en Venezuela y solamente por homicidio. Ciertos funcionarios del gobierno norteamericano han dicho que Estados Unidos no piensa extraditar a Posada Carriles ni a Cuba ni a ningún país que actúe "a nombre de" Cuba. Bueno, Cuba ha dicho que renuncia a cualquier derecho de extradición que tenga con Posada Carriles. Venezuela lo pide y ha dicho que no lo va a extraditar a ningún otro lugar y no puede hacerlo bajo la propia ley venezolana.Esta es una decisión propiamente en las manos de la Secretaria de Estado y ella todavía no se ha pronunciado al respecto. Nosotros tenemos entendido, de parte de oficiales del gobierno norteamericano, de que no se debería descartar que este país extradite a Posada Carriles a Venezuela y tenemos entonces la confianza de que Estados Unidos va a cumplir con la ley, con el tratado, con cualquier orden emitida por un juez federal y va a extraditarlo a Venezuela. Yo he visto muchas ocasiones en que el gobierno de Estados Unidos no ha querido hacer algo pero, por respeto a la ley y por respeto al proceso y también reconociendo las consecuencias de violar las leyes, ha hecho lo que quizás no tiene muchas ganas de hacer, opinó el jurista. "Yo creo que, cuando se complete todo el proceso legal y se pronuncie un veredicto por parte de un tribunal federal, el gobierno de Estados Unidos va a reconocer su obligación legal y moral de extraditar a este hombre. Especialmente después del 9/11, Estados Unidos no puede darse el lujo de amparar a terroristas, especialmente si quiere que le tomen en serio la guerra en contra del terrorismo" manifestó. Posada Carriles es el Osama Bin Laden de América Latina, es un hombre sumamente peligroso, es responsable no solamente de la voladura de un avión, es responsable de una campaña de terror en América Latina, primero en Sudamérica, después en Centroamérica y después en Cuba, opinó Pertierra quien añadió: "Yo te diría que Estados Unidos al fin y al cabo va a extraditar a Posada Carriles a Venezuela para que rinda cuentas ante el pueblo venezolano".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres